Holyrood Church 715 West 179 Street, Upper West side Manhattan, USA, 212-923-3770 holyroodsantacruznyc@gmail.com

Arriba el ánimo

Buenos días feliz sábado y bendiciones.

 

La lectura del Evangelio de hoy, Juan 21: 20-25, me confronta con esta pregunta: ¿Cómo mantendrás tu enfoque en el discipulado de Jesús ante el desánimo? Tod@s lidiamos con el desánimo de una forma u otra, a lo largo de nuestras vidas. El "desánimo" abarca una amplia gama de conceptos. El verbo desalentar significa “privar de confianza, esperanza o espíritu, afligir, golpear, desmoralizar, deprimir, desanimar, angustiar, asustar, intimidar, irritar y molestar son sinónimos de la palabra desánimo.

 

El evangelio de Juan nos da una idea sobre este enfoque. Sorprendentemente, Juan decidió no terminar su evangelio con la ascensión de Jesús. ¿Cómo podría no querer terminar con una nota tan alta? Sera que no hay no hay nada mejor que hacer que Jesús desaparezca en las nubes, mientras los ángeles dicen: "Este mismo Jesús viene de nuevo de la misma manera". No, Juan concluye con esta fascinante historia de un Simón Pedro cansado y varios discípulos desanimados en una exitosa expedición de pesca.

 

Es fácil perderse y abrumarse en el caos, las responsabilidades y los desafíos de la vida. Una vez abrumado, es tentador olvidarse de la visión y dejar la tarea que alguna vez fue cercana y querida para su corazón. He descubierto que es útil seguir preguntando: "¿Qué es realmente importante?" Recordarme las cosas más importantes me ayuda a mantener mis prioridades claras. Podemos perder rápidamente el enfoque y perdernos en el ajetreo de la vida. Mantener el enfoque cada día me ayuda a mantener mis acciones en línea con mis objetivos. Mantenerse enfocado demuestra ser un desafío para casi tod@s, pero especialmente para aquell@s en el ministerio. Esta es parte de realidad que estamos viviendo con la pandemia del coronavirus en donde muchas personas creyentes han perdido a Jesús como su enfoque de dirección.

 

L@s fieles discípulos del Señor Jesús se encontraron enfrentando el mismo problema. Sus vidas habían estado llenas de turbulencia los últimos días. Los acontecimientos fueron casi increíbles, desde el arresto de Jesús en el jardín, el juicio simulado con su veredicto de culpabilidad, las traiciones de Judas y Pedro. Pedro, uno del círculo íntimo de Cristo, había sido humillado por la culpa y la vergüenza. Pedro había huido llorando amargamente de angustia. El resto de los discípulos habían abandonado a su Señor y se habían esparcido por el miedo. Recuerde, después de la crucifixión, un alarmante informe de las mujeres proclamó: “Ha resucitado de entre los muertos. Ha resucitado como dijo ". L@s discípul@s, lentos para creer, se encontraron escondid@s detrás de las puertas cerradas de una habitación superior, cuando de repente; Jesús apareció y se paró en medio de ell@s, proclamando: "La paz sea contigo". Un@ solo puede imaginar la alegría de esa reunión. La Biblia registra varias apariciones del Señor Jesús cuando se mostró vivo con muchas pruebas infalibles.

 

Entonces, ¿qué hacemos cuando Jesús no está cerca? ¿Qué hacemos cuando Jesús está en silencio? ¿Cómo mantendremos nuestro enfoque ante el desánimo? Jesús debería ser nuestro enfoque, no las cosas que hacemos por Él, no la actividad religiosa, no las personas, sino la persona de Jesús, el Señor y Cristo.

 

Bendiciones

 

Padre Luis +

Date news: 
Sábado, Mayo 30, 2020 - 19:00