Holyrood Church 715 West 179 Street, Upper West side Manhattan, USA, 212-923-3770 holyroodsantacruznyc@gmail.com

La Iglesia incluye personas buenas y malas.

 

 

Buenos días, feliz jueves y muchas bendiciones.

 

El Evangelio de hoy (Mateo 13: 47-53) presenta la última parábola del discurso sobre las parábolas, la historia de la red arrojada al mar. Esta parábola se encuentra solo en el Evangelio de Mateo sin ningún paralelo en los otros tres Evangelios.

 

Esta parábola es muy similar a la del trigo y la cizaña. Siempre hay quienes desean una Iglesia que incluya solo a las personas buenas, donde las malas quedan excluidas. No se dan cuenta de que probablemente será una iglesia vacía, porque Dios ha elegido ser misericordios@ y paciente con nosotr@s l@s pecador@s, dejando el juicio hasta el final. ¿No somos tod@s pecador@s, llamad@s por Dios para aceptar su misericordia en nuestras vidas y la de l@s demás?

 

La imagen que Jesús usa al dibujar la red de pesca y separar la captura fue una con la que muchos de sus discípulos habrían estado familiarizados en su papel de pescadores. Poner el buen pescado en cestas y prescindir de lo malo era parte de su tarea diaria. Entonces, Jesús les estaba hablando en un lenguaje con el que podían relacionarse cuando describían el reino de los cielos.

Los elementos del bien y del mal son inherentes a la condición humana.

 

La vida cambia constantemente, nosotr@s también, y también la Iglesia. A veces tenemos poca paciencia con las viejas costumbres y prácticas. Pero el almacén del reino contiene muchos tesoros. Cualquier cosa que realmente ayude a las personas a responder a Dios es buena y no debe ser despreciada.

 

En esta dramática historia, Jesús está tratando de hacernos conscientes de que las decisiones que tomamos día a día son importantes. Su preocupación general es que siempre debemos amarnos uno@ a otr@s: esto es lo que da forma a nuestro destino eterno. No servirá decir: "No me molestaré en ayudar a esta persona necesitada" o "Puedo evadir esta responsabilidad: ¡nadie lo sabrá nunca!". Estamos destinad@s a estar siempre enamorad@s de l@s demás, en lugar de vivir solo para nosotr@s. Ese es el drama de la vida cristiana. Nuestra alegría al final será ver cómo hemos ayudado a otras personas a ser como Dios quiere que sean.

 

Por otro lado, hay una mezcla de lo bueno y lo malo en tod@s nosotr@s. La iglesia es una mezcla de lo bueno y lo malo también. Simplemente oramos para responder a la bondad en nuestros deseos y en nuestras actividades y pedimos el perdón y la ayuda de Jesús donde fallamos. Esta es la razón por la cual muchas parábolas nos muestran que el reino de los cielos involucra tanto lo bueno como lo malo mezclados. Diariamente oro por la paciencia y la tolerancia que necesito para vivir con aquellas personas difieren de mí.

 

Ruego Señor, que con tu gracia pueda nutrir la bondad en mi vida para que mis caminos reflejen tus caminos y pueda contribuir a la construcción de tu reino de paz con justicia, amor y respeto.

 

Bendiciones

 

Padre Luis+

Date news: 
Jueves, Julio 30, 2020 - 09:15