Holyrood Church 715 West 179 Street, Upper West side Manhattan, USA, 212-923-3770 holyroodsantacruznyc@gmail.com

¡Quítate la máscara!

 

 

Buenos días, feliz miércoles y muchas bendiciones. 

 

En el evangelio de hoy (Lucas 11: 42-46) continúa la relación conflictiva entre Jesús y la autoridad religiosa de la época. Hoy en la iglesia tenemos el mismo conflicto. Por ejemplo; En cierta diócesis, un sacerdote convocó a las personas pobres a participar activamente. Aceptaron la solicitud y numeros@s comenzaron a participar. Surgió un gran conflicto porque las personas ricas decían que habían sido excluid@s y algun@s empezaron a decir: "el sacerdote está haciendo política y se olvida del Evangelio".

 

La crítica de Jesús a los líderes religiosos de la época puede repetirse contra much@s líderes religios@s de los siglos siguientes, incluso hasta ahora. Muchas veces, en nombre de Dios, insistimos en los detalles y olvidamos la justicia y el amor.

 

La imagen de las "tumbas sin nombres" habla por sí sola y no necesita comentarios. A través de esta imagen, Jesús condena una aparición ficticia de personas que tienen razón, pero interiormente hay una completa negación de cómo quieren aparecer por fuera. Lucas habla de las tumbas sin marcar: ¡Ay de ti, porque eres como esas tumbas sin marcar por las que la gente caminaba sin saberlo!”. Cualquiera que camine o toque una tumba se vuelve impur@, incluso si la tumba está escondida bajo tierra. Esta imagen es muy fuerte: por fuera el fariseo parece justo y bueno, pero este aspecto es engañoso porque dentro hay una tumba escondida que, sin que la gente se dé cuenta, esparce un veneno que mata, comunica una mentalidad que aleja a la gente. de Dios, sugiere una comprensión errónea de la Buena Nueva del Reino. Es una ideología que convierte a Dios en un ídolo muerto.

 

Sé que es un deseo natural ser honrad@ por nuestr@s compañer@s. Sin embargo, Jesús nos recuerda enérgicamente que nuestras vidas deben vivirse de tal manera que honremos a Dios y a l@s demás. Incluso nuestras buenas obras deben realizarse para el honor de Dios. Como dice Jesús al comienzo del Sermón de la Montaña: "Deja que tu luz brille ante l@s demás, para que vean tus buenas obras y den gloria a tu Dios que está en los cielos".

 

¡Qué fácil puede ser observar los requisitos minuciosos de la ley y olvidar su espíritu! Jesús insiste en que la obligación más alta que tod@s tenemos es el amor, y tod@s sabemos que observar las reglas con un espíritu de amor hace una gran diferencia. Pido la visión y la apertura para observar toda la ley, la letra y el espíritu. Nos sentimos muy enojad@s cuando nuestr@s legislador@s, civiles o religios@s, nos imponen cargas que luego evitan. Me pregunto; ¿Hago eso también, en mi pequeño mundo, en mi familia o en el trabajo? Podría encontrarme apoyando medidas que imponen cargas que sé que son insoportables. Tristemente para ti, dice Jesús.

 

Por desgracia, a menudo, las personas con autoridad usan su posición para exigir conformidad en detalle y reconocimiento por parte de otr@s de su estatus. A menudo, esto puede ocurrir a expensas de no darse cuenta de que la justicia y el debido cuidado por l@s demás son los elementos esenciales del servicio que prestan las autoridades. Tod@s estamos llamados a actuar con justicia, a amar con ternura y a caminar humildemente con nuestro Dios.

 

Hoy los voy a invitar a responder a estas preguntas durante el día: La hipocresía mantiene una apariencia que engaña. ¿De qué manera soy hipócrita? ¿Hasta dónde llega la hipocresía de nuestra Iglesia?

 

Bendiciones

 

Padre Luis +

Date news: 
Miércoles, Octubre 14, 2020 - 13:45