Holyrood Church 715 West 179 Street, Upper West side Manhattan, USA, 212-923-3770 holyroodsantacruznyc@gmail.com

¿Qué hay en la iglesia de hoy que necesita limpieza?

 

 

Buenos días, feliz viernes, muchas bendiciones. 

 

Lucas, después de describir el viaje de Jesús a Jerusalén, presenta ahora cómo llevar a cabo su misión en el templo. (Lucas 19: 45-48). El gesto de Jesús tiene valor sociopolítico y significado profético, o sea, teológico. El gran propósito del viaje de Jesús a Jerusalén es entrar al templo.

 

Podemos sentir la tensión creciente, mientras Jesús desafía enérgicamente la forma en que se hicieron las cosas en el lugar más sagrado del judaísmo. Es muy fácil perder de vista el valor real de las acciones y rituales religiosos, y a veces termina en vergonzosos compromisos.

 

Los evangelios a menudo establecen un marcado contraste entre la actitud de los principales sacerdotes, los escribas y líderes, y la de la gente común. Estos últimos siempre son vist@s como más abiert@s a la presencia de Dios en Jesús, mientras que los líderes religiosos están tratando de eliminarlo. Por esto pido un corazón sencillo, abierto a la novedad y capaz de maravillarse.

 

Casi nunca pensamos en Jesús perdiendo los estribos, sin embargo, eso fue lo que hizo cuando entró en el templo y lo vio montado como un mercado. La ira no es algo malo como algun@s de nosotr@s podríamos creer; es lo que hacemos con la ira lo que puede causar dolor y malestar.

 

La Iglesia, en sus comunidades y a través de las personas, está llamada a continuar esa misión de contra testimonio. Esto conducirá tanto al apoyo como a la hostilidad. Esto es algo que no debería sorprendernos en absoluto ni algo que deberíamos intentar evitar. Nuestra única preocupación debe ser siempre decir la verdad con amor, compasión y respeto. Dios se encargará del resto. Porque, en última instancia, prevalecerá la verdad, el amor y la justicia.

 

Jesús es un ejemplo del verdadero profeta. Habla como un mensajero de Dios y de hecho es el propio Hijo de Dios. Se establece como un contra testigo de todo lo que está en contra de la verdad, el amor y la justicia y, como tal, incurre inevitablemente en la ira y la hostilidad de quienes tienen el poder.

 

Necesitamos tener un entendimiento claro de que lo que Jesús objeta es la corrupción de lo sagrado. Hoy me pregunto, son mi cuerpo y mi alma un templo de Dios y pertenecen a él. ¿Es este templo de un espacio sagrado, una casa de oración? ¿O está entregado a los falsos dioses del dinero y la codicia?

 

Al leer este texto, date cuenta de que Jesús te está recordando que desea encontrarte en la habitación de tu corazón, tu "casa de oración". Sin darnos cuenta, frecuentemente llenamos ese espacio con intereses menos importantes y Jesús tiene que tratar de expulsarlos. Es un gran regalo comunicarse con el Señor y tratar de cooperar con él para hacer espacio para lo que realmente importa en nuestra vida.

 

Me pregunto, ¿puede la vida cristiana estar libre de tensiones y conflictos? ¿Qué hay en la iglesia de hoy que necesita limpieza?

 

Bendiciones

 

Padre Luis +

Date news: 
Viernes, Noviembre 20, 2020 - 14:45